LA FAMILIA PEQUEÑA VIVE MEJOR, ¿TE LO CREÍSTE?

A la voz de “menos para darles más”, varias generaciones de seres humanos han buscado esta opción para formar una familia. En algunos países esta idea de familia perfecta era impuesta por el propio gobierno, como es el caso de China.


Al existir ya varias generaciones de familias de un solo hijo, China ha sido un excelente laboratorio para saber cómo se desarrollan los niños en este tipo de estructuras familiares “ideales”. Para la sorpresa de muchos, los resultados muestran elementos que cuestionan los beneficios que las políticas demográficas parecen haber alcanzado.


La socióloga Vanessa Fong, de la Universidad Amherst de Massachusetts, ha seguido a un grupo de 2,273 “pequeños emperadores” de China, desde 1998, entrevistando a un grupo grande cada año, para ver cómo su vida se veía beneficiada por crecer con todos los recursos familiares concentrados en su desarrollo.


La Dra. Fong encontró que aunque algunos se encontraban contentos de tener toda la atención de sus padres para ellos solos, otros sentían que la responsabilidad de cuidar a sus padres y de llenar sus expectativas pesaba mucho en sus hombros y habían limitado su vida, al tener que vivir cerca de ellos y mantener un empleo estable para garantizar su sostenimiento, en vez de perseguir sus propios intereses.


Además de demostrar que los niños críados en guarderías u otros ambientes, no sustituyen el beneficio que mostraba el tener hermanos, como se podría esperar.


Éste y otros estudios, como el de la Universidad de Melbourne y la Universidad de Monash en Australia, han sacado a la luz aquello que las políticas demográficas han negado a los hijos únicos.


En estos estudios se encontró que los hijos únicos son más desconfiados y pesimistas, menos confiables y menos dispuestos a tomar riesgos, menos competitivos y conscientes. (1)


Inclusive, un estudio de la Universidad de Ohio, en Estados Unidos, ha encontrado una relación entre el número de hermanos en una familia y la reducción de la probabilidad de fracaso en una relación de pareja, en donde se llega a la conclusión de que por cada hermano más que exista en una familia, se reduce en un 2% esta probabilidad.(2)



Ante esta evidencia de tipo cualitativo, que nos muestra una cara poco conocida de los logros en la reducción de la población en el mundo, nos queda evaluar los beneficios, a lo mejor materiales y económicos contra los efectos que tienen sobre los niños y familias que intentan ayudar.


El factor humano está, muchas veces, ausente en la toma de decisiones a nivel nacional e internacional, donde sólo se alcanzan a ver los números y las tendencias.


Estudios como estos podrían brindar el lado humano de esos números y estadísticas y agregar el factor “humanizante” que matizará las políticas adoptadas a nivel global. También ayudaría el incorporar a las estructuras de decisión, instituciones que están más cerca de las familias y que viven sus realidades de primera mano. Instituciones como las escuelas, las iglesias,los cuerpos de médicos, con su experiencia de siglos en la atención de familias, jóvenes y niños, y que siempre alza la voz para hacer ver que son personas las que se cuentan y presentan en las estadísticas.


Conoce a Laura Costas.

Mexicana de corazón, comprometida  con mi país. Compartamos valores, tradiciones, cultura, arte, bellezas naturales de nuestro querido México.

Posts Recientes
Búsqueda por Tags
Nuestra Comunidad 

Supermamá

Papás Héroes

Paraíso de Bebés

Niños Artistas

  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round

COPYRIGHT © 2016

YO SOY MEXICANO

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now